Las nuevas pensiones ya han comenzado a bajar

Si se tiene en cuenta que el objetivo buscado era frenar el gasto en pensiones, puede decirse que sin duda la reforma está cumpliendo con su cometido. Baste para ello poner dos ejemplos: la pensión media ha pasado de crecer en torno a un 5% hasta 2008 al 1,9% de la actualidad, ajuste que se ha apoyado también en las débiles subidas de las prestaciones como consecuencia de la crisis; y además, donde mejor pueden verse los efectos es en las nuevas prestaciones de jubilación, que padecen ya cuatro años de aplicación de la reforma. Así, en los once primeros meses de 2015 estas prestaciones alcanzaron una media de 1.343 euros al mes, una cifra que en un año después es de 1.322. Es la primera vez en la historia que en el sistema de pensiones se da un fenómeno a la baja de este tipo, que va a continuar durante décadas

Comentarios FEVAAS al informe SS

Febrero 2018

Comentarios al “Informe relativo a la situación de los jubilados anticipados que tenían la condición de mutualistas el 1 de enero de 1967” Enero 2018

Pacto de Toledo

En el informe se nos cita a FEVAAS con datos que no son correctos y que pretendemos aclarar. Nuestra reclamación es de los mutualistas jubilados anticipados tras un cese laboral forzoso por causas no imputables a la libre voluntad de los trabajadores.

En un informe de Diciembre de 2012 dimos la cifra de 372.745 a la que se llegó partiendo de los 430.821 que fueron aquellos jubilados  a los que en aplicación de la Ley 40/2007 se les dieron unas cantidades entre 63 y 18 € al mes según se jubilaron anticipadamente  con 60 hasta 64 años.

Estas cantidades se dieron a los jubilados anticipados antes de 1 de Enero de 2002, que tuvieran un mínimo de 35 años de cotización y la jubilación anticipada se hubiera producido por causa no imputable a la libre voluntad del trabajador (no voluntarios)

Aplicando tasas de defunción llegamos a la cifra de 372.745 que ahora indican en el informe de la Seguridad Social. Pero repetimos, era la cifra estimada en 2012.

El colectivo de 430.821 tenia una edad media ponderada de 61 años en el año 2007 `por lo que se habían jubilado con el 68% de la base reguladora de media. Con esta Ley 40/2007 se trataba de mejorar a los jubilados anticipados a los que se habían aplicado la Orden de 18 de Enero de 1967. que reducía en un 8% por cada año en que se jubilaban antes de los 65 años, (con lo que a los jubilados con 60 años se les retraía el 40 % de la base reguladora) y los jubilados anticipados con la ley 24/1997 en que la reducción podía ser del 7 % . Por el contrario no se les aplicaba a los jubilados anticipados a partir del Decreto Ley 16/2001 del 27 de Diciembre en que la reducción podía ser hasta del 6% ( o sea no se aplicaba a los jubilados anticipados a partir de 2002)

 

Dejamos constancia  que la Orden de 18 de Julio de 1967 que se aplicó para los jubilados anticipados estaba pensada para jubilados voluntarios y se aplicó también para los  no voluntarios que fueron jubilados  con  Expedientes de Regulación de Empleo.

 

Con esta mejora y trabajando con medias ponderadas el colectivo que tenia una media de jubilación del 68% de la base reguladora pasó  tener una media de 71.85 % de la base reguladora, y con estos datos y de una pensión media de jubilación del régimen general de 1117.85 € mes llegamos a estimar el costo anual para la Seguridad Social en 1642 mill de €,(en 2012) al pasar de tener una media ponderada del 71.85 al 100% de la base reguladora.

 

 

Posteriormente en Mayo  de 2015  se estimó el número de  personas del colectivo de mutualistas jubilados anticipados no voluntarios en 322.000, e hicimos otro informe  con una pensión media del régimen general de 1164.01 € mes con lo que se llegaba a un coste anual de 1477 mill de €. (Este informe también se entregó a Ordenación Económica de la Seguridad Social)

 

En los últimos datos que habíamos manejado se estimaban en 300.000 el número de personas mutualistas jubilados anticipados no voluntarios. Rehacemos el cálculo con datos oficiales al 1 de Noviembre de 2017

 

Número de pensionistas mutualistas jubilados anticipados no voluntarios   296.892

Pensión media de jubilación del régimen general a 1.11.2017  (,1214.36 €/mes)

Coste anual para la S.S. si se pasara a cobrar el 100% de la Base Reguladora(14 pagas)

 

1214.36 x 14 x (100-71.85)/100 x 296892 = 1420 Mill.€

 

La cifra de 296.892 proviene de la Respuesta del Gobierno a una pregunta escrita  del  Grupo Vasco del Congreso en los que informaba que  a fecha 3 de Noviembre 2017 los mutualistas jubilados anticipados no voluntarios era de 296.892 y el número total de mutualistas jubilados anticipados incluyendo los voluntarios era de 570.813.

 

Estas dos últimas cifras se parecen a las que ahora se aportan en el informe de la Seguridad Social de Enero 2018, pero en este informe se mezclan datos de los voluntarios con los no voluntarios.

 

Como dice en el apartado a) de la página 7 del informe  que los tribunales han dictado sentencias en contra de los jubilados, es debido a que los jueces se han limitado a aplicar las leyes que regían en cada momento al que se jubilaba anticipadamente. Los mutualistas jubilados anticipadamente, cuyo cese laboral haya sido por causa no imputable  a la libre voluntad del trabajador, presentaron demandas  y el resultado de la mismas no fue positivo, Pero la razón de que se dictaran las sentencias no reconociendo la justicia de la demanda planteada fue debida a que únicamente se atendió a que la solicitud de prestación de jubilación es un acto voluntario y que por ello solo depende de la voluntad del solicitante. Nunca se entró, por parte de los jueces, a dictaminar si  la solicitud del paso a pensionistas, era la única opción que le quedaba al trabajador, expulsado del mercado de trabajo por causa no imputable al mismo, para poder subsistir dado que al llegar a la edad de 60 años se le suspendía la prestación de paro y por ello carecía de ingresos y condenado a la pobreza económica si no accedía a la condición de pensionista. Nosotros creemos que moralmente se puede considerar una jubilación forzosa.

 

Es conocido que los coeficientes reductores de la pensión en todos los casos fueron injustos porque fueron abusivos perjudicando al trabajador y así ha sido reconocido por muchos. Al aplicar la Ley 40/2007 solo se nos dio una pequeña cantidad.(Como hemos dicho hablando de medias se pasó del 68 al 71.85%  de la base reguladora, y al ser una cantidad independiente de la pensión y solo de los años que se tenían al jubilarse, supuso mejores porcentajes para las pensiones más bajas y menores para las pensiones más altas).

 

Para dejar constancia de que los coeficientes reductores que nos aplicaron fueron injustos recogemos unas cuentas manifestaciones :

 

En el año 2002 en la Comisión del Pacto de Toledo del 22 de Octubre, el Secretario de Estado para la Seguridad Social D.Gerardo Camps Devesa dijo : Somos conscientes que el esfuerzo que realizaron a lo largo de su vida laboral también se tiene que ver recompensado , aunque se jubilen de manera anticipada y más en los casos en que esa jubilación no se realice con carácter voluntario, sino obligatorio.

                                                                                                                    

                                                                                                                                    

En el Congreso de Cepyp en Madrid el 14 de febrero de 2008, Octavio Granado, entonces Secretario de Estado para la SS decía.”Sólo se ha hecho una pequeña parte

de todo lo que se puede hacer. Seguimos en deuda con Uds” Este comentario era debido a la aplicación de la Ley 40/2007 cuando se concedieron cantidades mensuales entre 18 € y 63 € , dependiendo de los años que tenían al jubilarse y como se deduce de este comentario en todos los casos era una pequeña cantidad y , evidentemente, no solucionaba la injusticia que se cometió obligando a jubilarse con reducciones de la pensión abusivas.

 

En la comisión del Pacto de Toledo el 11 de Mayo 2010, el actual Secretario de Estado para la Seguridad Social, D. Tomás Burgos decía:

“porque expertos de la U.E. han calificado nuestros coeficientes reductores de arbitrarios y desproporcionados”.

 

No solo las personalidades políticas han expresado su opinión sobre la aplicación de unos coeficientes injustos sino también el Consejo Económico y Social, en su informe 2/2000, aprobado en sesión del Pleno de 21 de Junio de 2000, expone en su página 64:

De acuerdo con dicho estudio, los actuales coeficientes penalizan de forma excesiva la anticipación de la edad de jubilación. Esta penalización es mucho más injusta cuando la anticipación no es imputable a la propia voluntad del trabajador”

 

En julio de 2014, la Sra Arantxa Quiroga Presidenta del Partido Popular del País Vasco nos dijo:“He hablado con Tomás Burgos y el estudio sobre lo vuestro está realizado y cuantificado y se va a destinar una cantidad importante como un gesto para los mutualistas”, con lo cual entendimos que dentro del Partido Popular había una clara intención de resolver el problema, que desafortunadamente no se cumplió.

 

En la página 5 del informe se dice cuantos son los mutualistas que no perciben el complemento. Recordamos que para cobrar el complemento debían haberse jubilado antes de 2002 ,tener 35 años cotizados y que el cese laboral del que se derivó el acceso a la jubilación se hubiera producido por causa no imputable a la libre voluntad del trabajador, por lo que las cifras que se aportan tratan de confundir.

 

Comentarios a las conclusiones del Informe

 

Las conclusiones del Informe son:

Lo solicitado por el colectivo de mutualistas es:

  1. a) Considerar en todos los casos que su jubilación anticipada fue involuntaria
  2. b) Suprimir en todos los casos los coeficientes reductores

 

Estas dos afirmaciones , por lo menos en cuanto a la petición de FEVAAS son falsas. Ya hemos manifestado que la solicitud de FEVAAS  es en el caso de los mutualistas jubilados anticipados no voluntarios y fuimos expulsados del trabajo en contra de nuestra voluntad a través de Expedientes de Regulación de Empleo, sin ninguna posibilidad de negarnos.

 

Hemos calculado a qué años les correspondía el 100% según los años a los que se jubilaron y según el coeficiente reductor que se les aplicó, en nuestro informe de Mayo

de 2015,”Reclamación del coeficiente reductor justo” y que oscilaba entre los 72.5 años y los 80.7 años

En las conclusiones el Informe de la Seguridad Social siguen unos comentarios sobre el punto a) y el b) a lo que tenemos que aclarar:

 

-Respecto al punto a) Como hemos dicho no se discute si hubo un incumplimiento de las leyes, que es lo que miran los jueces, sino que se aplicaron unos coeficientes reductores arbitrarios e injustos y se ha prometido en muchas ocasiones  que había que dar una solución satisfactoria.

 

Respecto al punto b) Creemos que se están mezclando jubilados mutualistas voluntarios con no voluntarios. La cifra que nos achacan de 372.745 es de un  informe de Diciembre de 2012, y hasta conocer la cifra que ha dado el gobierno en su respuesta (296.892)  hemos manejado de alrededor de 300.000 y no creemos que porque se solucione el problema de los jubilados anticipados no voluntarios , se deba hacer con todos los jubilados anticipados

 

En cuanto a lo que dice del Real Decreto1380/84 no vemos que relación puede tener  esto con lo planteado por FEVAAS, y menos que la existencia del citado Real Decreto 1.380/1984 pueda servir de justificación para denegar  lo que solicitamos, ya que nosotros no estamos  planteando la desaparición de coeficientes de los trabajadores afectados  por ese Real Decreto, colectivo concreto de 2.346 personas sino a un colectivo genérico y más amplio.

 

Es por lo dicho,  que tampoco vemos la relación de ese colectivo, con el colectivo por el que se realiza nuestra petición y con la consideración que se hace de la “ necesaria igualdad ante la Ley “. Ese colectivo es uno de los colectivos declarados en reconversión y el Real Decreto 1.380/1.984, tiene su origen en el Real Decreto-Ley 9/1981  de 5 de Junio de medidas sobre la Reconversión Industrial, medidas específicas, y  por cierto mucho más generosas que las que afectaron al común de los mutualistas que tuvimos que acceder a la jubilación como consecuencia de un cese involuntario en el trabajo.

 

Las últimas líneas en que dicen “ Además se da la circunstancia que la pensión media de los trabajadores con jubilación anticipada es superior a la de los trabajadores que se jubilan a la edad ordinaria “ es debido a que sus cotizaciones fueron mayores y con esa manifestación  acaban de negar el principio de contributividad, que establece que a mayores cotizaciones corresponden mayores prestaciones, pero eso no quita el hecho de que la Seguridad Social se aprovechó de las circunstancias aplicando coeficientes arbitrarios e injustos y hasta un catedrático de economía así lo reconocía. En la comparecencia ante la  Comisión no permanente de seguimiento y evaluación del Pacto de Toledo, el 29 de Septiembre de 2009, el profesor Valero Carreras, Catedrático de Econometría, Estadística y Economía Española de la Universidad de Barcelona manifestaba:

 

La jubilación anticipada le sale rentable al sistema, porque lo que se paga, más lo que se deja de cobrar, es menos cuando una persona tipo, una persona media, se jubila a los 60 años que si se jubilara a los 65 años, por lo tanto desde el punto de vista económico, al menos con ejemplos medios, no está tan mal que la gente se jubile anticipadamente”

 

Aunque en el informe se nos cita solo a FEVAAS, recordamos que con nuestra reclamación están AJCR (Asociación de jubilados de Ciudad Real) y ANAPP  (Asociación de prejubilados y Pensionistas de Navarra), y formamos parte de CEPYP (Confederación Estatal de Prejubilados y Pensionistas)

 

Defendemos prioritariamente a los mutualistas (cotizantes antes del 1 de enero de 1967), jubilados anticipados no voluntarios por varias razones

 

– Entendemos que los jubilados voluntarios no pueden tener la misma consideración que los forzosos pues ellos han pactado unas condiciones que les interesaban.

-Somos los más antiguos de los jubilados anticipados, ya que la mayoría llevamos más de 20 años penalizados con una reducción de la pensión injusta y en la mayoría de los casos con más de 40 años de cotización.

-Actualmente somos un colectivo de unos 290.000 en toda España que en breve plazo se extinguirá debido a la alta edad del grupo, como lo reconocía el Ministerio de Empleo y Seguridad Social en un informe de Octubre de 2012.

-Pedimos que el coste para la Seguridad Social de los mutualistas jubilados anticipados no voluntarios sea el mismo que los jubilados a la edad reglamentaria que entonces era a los 65 años, con lo cual el coeficiente reductor para los jubilados a los 60 años debiera haber sido el 3.45, por lo que, como hemos explicado en nuestros informes

al no haberse aplicado este coeficiente reductor justo, los jubilados a los 60 años debieran tener el 100% al llegar a los 72.5 años, y para los que se jubilaron a edades entre 60 y 65 años el cálculo viene en dichos informes, con un máximo de edad de 80.7 años.

-El coste total  hasta que se extinga el colectivo de los mutualistas jubilados anticipados no voluntarios sería el resultado de multiplicar 1420 por la diferencia de edad entre la esperanza de vida y la edad media del colectivo, Este coste total es aproximadamente igual a lo que ha supuesto la reducción de los ingresos  de la Seguridad Social desde 2013 para incentivar el empleo con las tarifas planas.

-El coste económico para la Seguridad Social para dar una solución en este caso nos parece asumible, ya que sugerimos llegar al máximo en varios años, por ejemplo  tres o cuatro, con lo cual habría que dedicar unos 400 millones el primer año.

 

Lo que pone en peligro las pensiones

Quieren que nos alegremos de que hayan rebajado las pensiones y anunciado que en el futuro cada cinco años se revisarán (es decir, se volverán a bajar) en función de cómo se modifique la esperanza de vida.

Sobre el discurso de las pensiones se ha venido acumulando todo tipo de falacias. No es la esperanza de vida, ni la pirámide de población, la variable estratégica a la hora de enjuiciar la sostenibilidad del sistema, sino la renta per cápita. Si esta se incrementa, como es previsible –en los últimos 30 años se ha duplicado–, no hay ninguna razón para que un colectivo, los jubilados, cercano al nivel de pobreza (el 77 % no llega a los mil euros mensuales), no pueda seguir teniendo la misma renta, e incluso mayor, incrementándose en la misma proporción que la renta per cápita.

El error está en aceptar que las pensiones tengan que financiarse exclusivamente con las cotizaciones sociales y que la Seguridad Social sea algo distinto del Estado cuando es este, en función de su carácter social, el que tiene la obligación de mantener las pensiones con todos sus ingresos.

Lo que pone en peligro el sistema público de pensiones es una mentalidad que denigra los impuestos, que destruye su progresividad, que reduce los gravámenes sobre las rentas de capital y que permite la elusión fiscal de las grandes fortunas y de las empresas. No deja de ser curioso que en un acuerdo que pretende compararse con los Pactos de la Moncloa no se haya escrito una sola línea sobre impuestos. Bueno, sí, para reducir las cotizaciones sociales bajo el eufemismo de las políticas activas de empleo.

Lo único que implica el aumento de la esperanza de vida es que, tal como Galbraith afirmó hace ya bastantes años, se precisará una redistribución de los bienes a consumir a favor de los bienes públicos y en contra de los privados. Es decir, que será necesario que se destine progresivamente una parte mayor del PIB a pensiones, a Sanidad y a gastos derivados de las situaciones de dependencia.

Pero nuestro país tiene un amplio margen para ello. Dedicamos a las pensiones un 9% del PIB, mientras la media de la eurozona se sitúa en el 12%; Francia, en el 13,3%; Italia, en el 14,6%; Alemania, en el 12,4%; Austria, en el 13,8% e incluso Polonia y Portugal dedican un porcentaje mayor que el nuestro (11,6% y 13,1% respectivamente). Como se ve, nuestro sistema es altamente generoso y no puede mantenerse.

Juan Francisco Martín Seco – Consejo Científico de ATTAC

Jubilados y pensionistas aseguran vivir una situación económica “dramática y vergonzosa”

VIIl Jornadas de Trabajo EN BILBAO
Jubilados y pensionistas aseguran vivir una situación económica “dramática y vergonzosa”

Iñaki Vicente, presidente de la Federación Vasca de Asociaciones de Prejubilados y Pensionistas, ha asegurado hoy en Bilbao que estos colectivos viven en la actualidad una situación “dramática” e incluso “vergonzosa” por la “vulneración de sus derechos” y la “constante pérdida de poder adquisitivo”.

Vicente ha hecho esta reflexión en la inauguración de las VIII Jornadas de Trabajo impulsadas por esta organización, que se han celebrado hoy en el Teatro Arriaga de Bilbao, prácticamente lleno, y que han contado con la presencia del alcalde de la villa, Iñaki Azkuna.

Jubilados y pensionistas, según Vicente, han visto “recortados” sus derechos en los últimos años “con el visto bueno” de “políticos y sindicatos”, por lo que ha reclamado que se regule la representatividad de este colectivo para que pueda participar en “todos los foros en los que se tomen decisiones que tengan que ver con su futuro”.

“Somos 8,5 millones de pensionistas y viudas y resulta que no tenemos representatividad, que están tomando decisiones por nosotros los sindicatos, que son quienes representan a los activos”, ha criticado.

La primera ponencia de la jornada ha corrido a cargo del catedrático de Economía Aplicada de la Universidad del País Vasco Felipe Serrano, que ha explicado la necesidad de reformar el sistema de pensiones para garantizar su supervivencia.

Serrano ha señalado que en los próximos años se acentuará el proceso de envejecimiento de la población, que irá acompañado de un incremento de la esperanza de vida. Eso obligará a la Seguridad Social a abonar un mayor número de pensiones y durante más tiempo, y conducirá “a un déficit inevitable del sistema hacia el año 2030”.

Según sus cálculos, el sistema podría abonar en ese ejercicio un máximo de 5,2 millones de pensiones, lo que se correspondería, aproximadamente, con la capacidad del sistema, pero a partir de ahí las cifras se “dispararán” y ya en 2040 habrá 300.000 pensionistas más de los que el sistema podría absorber.

Por eso, según el catedrático de Economía, es imprescindible tomar medidas, en aspectos que podrían ir desde aumentar el tipo de cotización a disminuir las prestaciones o elevar la edad de jubilación hasta acercarse al equilibrio del sistema.

Ha revelado que para conseguir ese equilibrio mediante el incremento de las cotizaciones, éstas deberían pasar del 28,3% actual al 49,1% en 2050, lo que ha considerado inviable.

Alcanzar el equilibrio por medio de la reducción de las prestaciones haría pasar la pensión media del 65% del salario medio actual a un 36%, lo que situaría a muchos pensionistas por debajo del umbral de pobreza.

Serrano ha analizado la propuesta del Gobierno de elevar en dos años, de los 65 a los 67, la edad de jubilación e incrementar de 15 a 20 años el periodo de cotizaciones analizado para establecer la pensión.

A su juicio, estas dos medidas juntas serían suficientes para garantizar que no se produjera el déficit previsto para 2030 y no afectarían de una forma dramática a los pensionistas, que por el efecto conjunto de ambas medidas verían reducidos sus ingresos por un importe medio en torno a un 4%.

El profesor Serrano ha señalado también que, aunque las pensiones puedan ser relativamente bajas, la situación económica de los pensionistas no es tan mala, y ha explicado que el 80% de ellos cuenta con vivienda en propiedad y tiene “ahorros” en diversas formas que suman un saldo medio de 80.000 euros.