Jubilados y pensionistas aseguran vivir una situación económica “dramática y vergonzosa”

VIIl Jornadas de Trabajo EN BILBAO
Jubilados y pensionistas aseguran vivir una situación económica “dramática y vergonzosa”

Iñaki Vicente, presidente de la Federación Vasca de Asociaciones de Prejubilados y Pensionistas, ha asegurado hoy en Bilbao que estos colectivos viven en la actualidad una situación “dramática” e incluso “vergonzosa” por la “vulneración de sus derechos” y la “constante pérdida de poder adquisitivo”.

Vicente ha hecho esta reflexión en la inauguración de las VIII Jornadas de Trabajo impulsadas por esta organización, que se han celebrado hoy en el Teatro Arriaga de Bilbao, prácticamente lleno, y que han contado con la presencia del alcalde de la villa, Iñaki Azkuna.

Jubilados y pensionistas, según Vicente, han visto “recortados” sus derechos en los últimos años “con el visto bueno” de “políticos y sindicatos”, por lo que ha reclamado que se regule la representatividad de este colectivo para que pueda participar en “todos los foros en los que se tomen decisiones que tengan que ver con su futuro”.

“Somos 8,5 millones de pensionistas y viudas y resulta que no tenemos representatividad, que están tomando decisiones por nosotros los sindicatos, que son quienes representan a los activos”, ha criticado.

La primera ponencia de la jornada ha corrido a cargo del catedrático de Economía Aplicada de la Universidad del País Vasco Felipe Serrano, que ha explicado la necesidad de reformar el sistema de pensiones para garantizar su supervivencia.

Serrano ha señalado que en los próximos años se acentuará el proceso de envejecimiento de la población, que irá acompañado de un incremento de la esperanza de vida. Eso obligará a la Seguridad Social a abonar un mayor número de pensiones y durante más tiempo, y conducirá “a un déficit inevitable del sistema hacia el año 2030”.

Según sus cálculos, el sistema podría abonar en ese ejercicio un máximo de 5,2 millones de pensiones, lo que se correspondería, aproximadamente, con la capacidad del sistema, pero a partir de ahí las cifras se “dispararán” y ya en 2040 habrá 300.000 pensionistas más de los que el sistema podría absorber.

Por eso, según el catedrático de Economía, es imprescindible tomar medidas, en aspectos que podrían ir desde aumentar el tipo de cotización a disminuir las prestaciones o elevar la edad de jubilación hasta acercarse al equilibrio del sistema.

Ha revelado que para conseguir ese equilibrio mediante el incremento de las cotizaciones, éstas deberían pasar del 28,3% actual al 49,1% en 2050, lo que ha considerado inviable.

Alcanzar el equilibrio por medio de la reducción de las prestaciones haría pasar la pensión media del 65% del salario medio actual a un 36%, lo que situaría a muchos pensionistas por debajo del umbral de pobreza.

Serrano ha analizado la propuesta del Gobierno de elevar en dos años, de los 65 a los 67, la edad de jubilación e incrementar de 15 a 20 años el periodo de cotizaciones analizado para establecer la pensión.

A su juicio, estas dos medidas juntas serían suficientes para garantizar que no se produjera el déficit previsto para 2030 y no afectarían de una forma dramática a los pensionistas, que por el efecto conjunto de ambas medidas verían reducidos sus ingresos por un importe medio en torno a un 4%.

El profesor Serrano ha señalado también que, aunque las pensiones puedan ser relativamente bajas, la situación económica de los pensionistas no es tan mala, y ha explicado que el 80% de ellos cuenta con vivienda en propiedad y tiene “ahorros” en diversas formas que suman un saldo medio de 80.000 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *